07 noviembre 2007

Sobre galletas de la fortuna y conexiones de Internet


El otro día fue la primera vez que me comí una típica galleta de la fortuna china. En Alemania no es difícil encontrar un asiático (aunque hay muy pocos "chinos" como en España) y el lunes pasado decidimos entrar a uno que tenía muy buena pinta.

La galleta de Berna decía algo así como "Dentro de poco abrirás una puerta importante en tu vida", la mía se podría traducir por "Las raíces del trabajo pueden ser amargas, pero los frutos son dulces".
Estamos a la espera de cuál será la puerta importante para Berna, pero ella dice que la galleta que me tocó parecía escrita específicamente para mi.

Hace ya dos semanas que comencé mi curso de alemán intensivo. Cuatro horas diarias. Eso se ha sumado con que tengo clase todos los días (al final parece que haré las cuatro asignaturas que llevo el primer cuatrimestre) y ya estoy empezando a notar la rutina (que no tenía hasta hace una semana) y el cansancio.

La verdad es que no se si me he organizado muy bien aquí, o más bien muy mal. En principio venía escapando un poco de la AeA y buscando algo de descanso y al final he vuelto a acabar en un año intensivo otra vez: intensivo el invierno pasado, el verano pasado y vuelta otra vez...
Esperemos que al menos la galleta tenga razón.

Por otro lado quería contestaros a los que me han preguntado por que no me conecto más al messenger.
Uno se piensa que los alemanes están muy avanzados (que lo están) y que con una conexión por láser que tenemos en mi residencia Internet irá muy rápido (a veces). Lo que uno no acaba de explicarse es por que ponen una conexión Internet vía láser si cuando llueve no funciona (las gotas de agua cortan el rayo).
Vamos, que si me dicen de poner una conexión así en Orihuela que no llueve casi que me lo pensaría, pero aquí....
Además los encargados del mantenimiento de la red en la Michaelishof son propios residentes y eso significa que se encargan chavales de 20-24 años...

Al final resulta que llevo aquí unas cinco semanas y aún no tengo Internet bien (programas como Skype, messenger, etc. rara vez funcionan; si que lo hace el Googletalk) y por las lluvias la conexión se corta con frecuencia.

Sólo me puedo despedir de vosotros diciendo: ¡Viva España!

[Edito: Quiero que sepáis que en el fondo no estamos tan mal como dejé ver en este mensaje... Es sólo que a veces los alemanes y Alemania te pueden. ¡Gracias por los comentarios!]

4 comentarios:

inma dijo...

Ánimo Carlos! Que al principio cuesta coger el ritmo. Y eso de las bicicletas (es que hoy me he leído todos los blogs)es algo natural en España, por qué crees si no que tenemos al actual campeón del Tour de Francia? Y ya sabes, hay que correr al tope de drogas, vamos, dopado, que es como se consigue mayor rendimiento. Es que estas cosas hay que explicárselas a los alemanes. Un saludo a Berna, que eso de la puerta, puede ser la de la oficina de un estupendo trabajo, la puerta de la casa buscada...

James dijo...

¡Esa exaltación patriótica me ha sorprendido! ¡No sabía que en Alemania habían publicado 'Cartas a un joven español', el último libro de José María Aznar! Je, je, je, je, je...

Mucho ánimo con todos tus quehaceres, y no olvides mandarlo todo al carajo durante un rato para irte de fiesta o de excursión.

¡Un abrazo!

Carlos Mazón Godoy dijo...

¡Hola a los dos!
Que alegría que empiece a pasarse por aquí más gente de Orihuela. Muchas gracias a los dos por los ánimos.

PD1: A ver si la puerta fuera un trabajillo que la mantuviera entretenida... ¡que no para de echarme broncas!

PD2: ¡Cuanta razón tienes Jaime! (como casi siempre :)

Atsu dijo...

Yo también te echaría broncas, por vago desocupado xDDD a ver si se pasan más sanvicenteros bordes y puñeteros u.u