26 octubre 2007

El ladrón de bicicletas


Berna me decía el otro día que únicamente posteaba noticias de arquitectura.
No creo que sea cierto, pero como se que os gusta las noticias escabrosas os dejo con una historia que ha dado fuerte entre el grupo de erasmus españoles.
Por otro lado creo que ya os he comentado que no nos solemos juntar mucho con el grupo de españoles. Aunque conste que sí que conocemos gente maja, la mayoría son demasiado jóvenes y "algo peculiares".

De entre todos los erasmus de la madre patria, hay unos cuantos machuchos alocados que se han pasado todas las noches de fiesta bebiendo sin parar. Ni clases ni nada, que para eso están en Braunschweig. ¡A disfrutar!
Aquí el transporte público funciona de maravilla, puedes desplazarte hasta donde quieras. Además todas (y digo TODAS) las calles tienen carril bici, por lo que si tienes una es muy fácil llegar dónde quieras.

El problema de si sales muy tarde es que no circulan autobuses, y claro, es una lata ir a pie hasta el siguiente bar si quieres seguir la fiesta... La idea que se les ocurrió a estos españoles fue la de ir robando bicicletas (pues lógico, estas en el Monkey Island y si quieres ir al bar de la Michaelishof pues robas una bici en la APM y todo solucionado. Lo que se le ocurre a cualquiera, vamos)

Como eran machuchos muy valientes, pues hasta se iban picando: "He tío, yo ayer robé tres bicicleta", "Pues yo dos, jaja". El caso es que un día decidieron venir a beber al bar de la Michaleishof, pero iban tan pasados de alcohol que parece que hicieron mucho ruido, alguien llamó a la policía y cuando llegaron se los encontraron preparándose para irse (vamos, robando unas bicicletas)
El machucho valiente parece que no controlaba mucho (además de no hablar "ni papa" de alemán), se puso farruco y la policía preocupada por la integridad de los demás ciudadanos decidió llevárselo al hospital.

Claro, esto es difícil explicárselo a un extranjero borracho que además no habla tu idioma, por lo que una vez en el hospital pensaron que con el colocón que llevaba quizás no fuera solo cerveza. Por esta razón decidieron atarlo de pies y manos a una cama y realizarle un examen rectal para ver si llevaba drogas...

Al día siguiente el machucho valiente se despertó en el hospital, atado completamente, sin saber muy bien que hacía allí :D

Dicho así, suena un poco fantástico, casi mentira ¿verdad?. Quizás lo sería si a la mañana siguiente la policía no hubiese llamado a la international office para explicar lo sucedido. Avisados quedamos.

Ahora podéis haceros una idea de por que no vamos mucho con los demás erasmus y por que los españoles tenemos tan buena fama allá donde vamos...

4 comentarios:

Jaime dijo...

¡Un erasmus criticando a otros erasmus! ¡Carlos, eres la vergüenza del gremio! Desde luego, como se me ocurra visitar Braunschweig, pienso irme de farra con los politoxicómanos robabicis.

PD: Aún estoy intentando imaginarte pronunciando la palabra "machucho".

Carlos Mazón Godoy dijo...

Jo, dicho así me siento hasta culpable. Pero tu verás, yo he avisado de lo que te puede pasar :D

PD: Creo que lo de "machucho" lo han usado los de LHC (o muchachada nui), pero la uso en honor del gran profesor Pepe Amorós, un gran arquitecto de Elche.

Anónimo dijo...

El mejor consejo que puedo darte, es que te cojas un tapón de corcho y te lo metas por el c... para que no te puedan econtrar la droga..., mascahierros.

Gárgamel dijo...

Y tu madre preocupada por si te costaba integrarte... Creo que le voy a contar la historia del amante francés a ver qué cara pone. Jejeje

RPD: ¿machucho?